sábado, 22 de mayo de 2010

Raymond Porta Mingot, un héroe anónimo

Voy hablar de otro de esos héroes olvidados al que yo conocí de casualidad y gracias a un libro que cayo en mis manos, gracias a mi amigo Juan Luciani.

El Señor se llamaba Raymond Porta Mingot, francés de nacimiento.
Un Bartender muy respetado en su años, como me supo contar el Maestro Rodolfo San, que siendo adolescente fue a verlo trabajar mas de una vez.
Raymond fue uno de esos a quienes debemos nosotros los bartenders argentinos la herencia de buena coctelería que nos dejaron los europeos en la primera mitad del siglo 20.


Esta Foto extraida del libro nos lo muestra sonriente vestido de blanco y agarrando la coctelera exactamente como aun hoy un siglo después nos ensenan nuestros maestros a agarrarla aquí en el río de la plata.
No esta claro donde aprendió el oficio, lo que sabemos es que fue barman en La Nueva York de antes de la prohibición.
Como término en Buenos Aires no es seguro pero mi imaginación vuela y pienso en un joven bartender a mitad de su carrera teniendo que buscar nuevos Horizontes ya que su profesión de un día para otro pasó a ser ilegal.
En los años 20’s el tango estaba de moda Argentina era una potencia y a mi cuidad le decían “La reina del Plata”.
Y se veia mas o menos así *

*

Y aquí llego el Buen Raymond con sus cocteleras de plata y sus cucharas y coladores en la valija. Y termino siendo el Bartender de “The copper kettle” un salón de te al estilo ingles de los mas chic de la Buenos Aires de esos años, “la pava de bronce” era frecuentado por la comunidad británica y norteamericana residente en el país gente que necesitaba de un barman que supiese manejar sus gustos en coctelería.

Y Raymond según se, encontró detrás de esa barra un nuevo hogar.
Nos dejo un Libro excelente con 1200 cócteles internacionales y varios consejos.
Nos da toda la enseñanza de alguien versado en coctelería americana la gama de familias de tragos, Daysies, Cup, crustas cobbler collins fizzes cocktails etc.
Nos cuenta por ejemplo, que no sabe porque, pero en este país se llama Saratoga a un cóctel de cogñac y champagne monitor, pero nos indica que en su país de origen el saratoga es un cocktail con Cogñac, Rye whiskey angostura y Vermnouth Dulce.


El libro también trae Buenas publicidades y algunas ilustraciones y si alguna vez lo consiguen no duden en comprarlo.
Y una visión de como se veía el mundo en aquellos años desde nuestro lado de la barra.

Dejo aquí una receta textualmente rescatada del libro.
Yo lo probé y la verdad que es un rico coctel.
PORTEÑO DAYSY
Úsese la cocktelera.
Unos pedacitos de hielo.
El jugo de medio limón.
El jugo de una naranja.
2 cucharaditas de azúcar.
Una cucharadita de Crema de Cacao Marie Brizard.
Una cucharadita de crema de vainilla.
Una copita de licor de Cubana Brandy.
2 Copitas de licor de Hesperidina.
Agitese, Cuelese y sirvase en vaso de 200 gramos.
Termiándolo de llenar con agua Villavicencio.
Y Para terminar un tango de gardel de la epoca en que Raymond edito el libro.



MAY THE COCKTAIL BE WITH YOU.

CUCO

2 comentarios:

Sebastian Bossi dijo...

Un Genio! A mi me regalo el libro, el padre de un amigo que lo tenia en Tandil, le dije que aceptaba el regalo solamente porque lo iba a utilizar como referente en mi vida y en mis clases, hoy por hoy cuando hablo de cocteleria, antes leo el prologo, en mi adaptacion...
Este es el prologo:

"Soy conocido como refinado y culto bebedor. Esto no significa que sea un beodo ni tampoco ministro de propaganda del Dios Baco.
Comprendo con claridad las miserias que el alcohol engendra. Soy el primero en censurar la debilidad de los que se transforman en sus esclavos. Soy de aquellos que se apenan frente al espectáculo de la embriaguez, y, sin embargo no me escandalizo ni hago gestos de repugnancia frente al agente que la provoca.
No esta en él el mal; esta en los otros, en los que se embriagan.
El alcohol es como el fuego: reconforta, estimula y alegra. Sabemos de sobra que si nos acercamos demasiado a el, nos quema.
Bien, Monsieur Mingot es un verdadero artista. El tiene un estilo especial para prepara y presentar un cocktail. Porque un buen barman tiene muñeca, que significa inteligencia y experiencia.
Doy fe que este libro no es el producto de una improvisación cualquiera. No tiene la irresponsabilidad de algunos otros cuyos autores, guiados exclusivamente por un fin comercial, se dieron a crear combinaciones de bebidas hasta componer un peligroso volumen de recetas. Este es un aporte valioso del que sabrán sacar partido aquellas personas que gustan beber bien y muchas veces no lo consiguen.
Tengo la absoluta seguridad y doy fe con la autoridad que me confiero, de que esta obra es sana y bien intencionada, tal como lo es R.P.Mingot.
 Firmado: Stefan Sisquet.Junio 3 de 1936."

In Spirits dijo...

No lo conocia Cuco, parece genial. Muy dificil encontrar el libro hoy?

Sebastian, barbaro el prologo! Gracias por el aporte.

Saludos,
Geraldo Figueras