domingo, 23 de octubre de 2011

La vuelta del bar hogareño

La imagen arriba es parte del libro cocteles y bocaditos, que formaba parte de la biblioteca "mucho gusto".
Para quien no sea argentino, "Buenas tardes mucho gusto" fue un programa de televisión que salia todas las tardes,entre 1960 hasta 1982 donde se enseñaba al ama de casa desde consejos de maquillaje hasta cocina. La mas famosa cocinera del pais Doña Petrona era una de las conductoras.
En aquel programa de vez en vez aparecía un Barman a enseñar como preparar cócteles.
El famoso Manuel Otero Rey (Manolete)
Recordemos que en aquellos años mundialmente la mujer aun era ama de casa pero era tendencia mundial beber en casa.

Cockteles y Bocaditos es un gran libro que me lleva a pensar en donde quedo aquel tiempo en que con el juego de living venia un mueble de bar.
Donde cada persona tenia un pequeño bar en su casa.

Dicen que quedo en el pasado junto a los sifones de soda, porque aunque nosotros amemos la serie mad men, y es verdad en los 50 se bebía mucho y con estilo.

En algún momento Tener un bar en casa paso a ser obsoleto cosa de viejos y poco a poco ya no hubo muebles bares en las mueblerías y por ende desaparecieron de las casas.
Lo mismo dicen de tomar soda pero yo sigo comprandole soda al sifonero ...
Para la generacion ochentosaTener un bar era algo de tu abuela (de la abuela canchera=con onda)
Pero mas son los que pensaban que tener un bar es de viejo Garca (argentinismo para mal tipo)
Pero cualquier hogar tenia en desde principio del siglo 20 hasta entrados los 80 un bar, y eso era algo bueno ya que la gente consumía bebidas en su casa agasajaba a sus  amigo y disfrutaba el buen beber.

En tiempo de mi abuelos eran importantes muebles de estilo, bargeños, o bares art deco.

Habia algunos mas elegantes como este escondido en un globo terráqueo.

Pero no importa como cada casa tenia un Bar y todos se animaban a jugar al barman.


En tiempo de mis padres seguían exisitiendo aunque se utilizaban mucho mas pequeños bares con rueditas.
Bar Trolley les llaman en inglés. Esos típicos del costado de las picinas en las peliculas.
Esos aun hoy día para mi son una buena opcion.

Cosa de Dandys podrián decir por allí... pero es bueno tener donde poner las botellas.


 Pero a la vista o en aparadores escondidos en muebles que simulaban bibliotecas Siempre existió un bar.
Yo soy firme defensor de que se tiene que volver a beber en casa, agasajar a los amigos y no es tan difícil.
Yo mismo dicto todo el tiempo charlas amateur y así vamos salvado la coctelería cliente a cliente bebedor a bebedor. Porque cuando te acostumbras a beber rico ya no vuelves a tomar porquerías.
No es tan dificil y ya lo explique antes, si te gusta tomar un cóctel, le pedís a tu barman los tip o te bajas la receta de internet, y te compras esas botellas y los vasos necesarios, cuando ya dominas ese cóctel haces lo mismo con otro y en un tiempo tenes tu pequeño bar en casa y ademas las botellas no son de adorno.

Hay que animarse a llevar al cocteleria a las casa, como en tiempos del libro cocteles y bocaditos, ya no son los 50 ni nosotros somos unos mad men que vamos a emborracharnos cada día, pero somos gente del siglo 21 que aprendio a beber responsablemente, menos mejor y mas rico.


Por suerte no estoy solo en esta crusada mi colega el Arquitender (barman+arquitecto) Franco esta haciendo bares a medida de las necesidades de espacio de quien lo precise tiene 3 modelos ya listos, un del tamaño de una biblioteca, un bar carrito y una barra que se cuelga de la pared simulando un aparador.
Y si eso no es lo que buscas te arma algo a tu medida. Un tipo que hace las cosas lindas a precios justos y que se asesora antes de todo ademas te ofrece un set de vasos y herramientas de barman si queres para agregar al mueble bar.
Aca la foto de uno de sus barcitos

Si les interesa aca les dejo el link de su pagina
http://barencasa.jimdo.com
Espero que de manos de mi amigo y otros muchos carpinteros, muchos hogares lleguen a tener su bar, y que leyendo esto mis colegas inciten a sus clientes a animarse a la cocteleria y a agasajar a al gente con tragos en las casas.

Pero como digo siempre el bar sin su barman es solo un mueble. Pero un barman sin su bar es un alma sin cuerpo.

Asi que si aun no tenes tu bar que estas esperando no tiene porque ser pro, ni el mas lindo lo podes imporvisar en una biblioteca, un viejo baul un estante y mil formas mas solo tenes que animarte.

Igual esto del bar en casa es tendencia mundial y varias mueblerias americanas y europeas estan recuperando viejos diseños como el que sigue :



Pero no importa cual sea los muebles de bar regresan para quedarse, o al menos eso espero.

May the cocktail be with you.

3 comentarios:

Lorenzo dijo...

Simplemente espléndido. En cuanto pueda me comunico con el Arquitender =)
¿Sabe? yo me inicié hace poco en la coctelería, de la mano del señor Diego Mato en un pequeño curso de impacto, y quedé maravillado con este arte. Es verdad que cuando uno aprende a beber rico, las porquerías de los boliches quedan en el pasado.
Incluso tengo un pequeño barcito improvisado, pero suficiente para darme el gusto de tomar un Grasshopper, un Daiquirí o un Americano de vez en cuando. Busqué mucho, pero no conseguí ningún mueble que me gustara. Le agradezco muchísimo la información.
Un fuerte abrazo
Lorenzo J. Acosta Viana

fedecuco dijo...

Lorenzo muchas gracias a usted por pasar por mi blog.
Quiza Baco o Gambrinus nos unan en alguna barra un dia de estos.
May the cocktail be with you

Lucas "Vidu" Ocáriz dijo...

no hace mucho que conocí este blog. Pero es un enlace "Favorito" en mi navegador.
Amo este arte y profesión, y cada vez que me aproximo a estos post me doy cuenta de lo vasto y complejo que es este mundo de la cocteleria. Y quiero seguir aprendiendo.
Con respecto ...al barman sin su bar es un alma sin cuerpo...
...una vez acompañe a mis jefes a ver un local (un bar cerrado), y cuando me encontré frente a esa enorme barra fuera de servicio, con polvo, decantadores y esterillas de servicio en el suelo, pizarrones con su última leyenda. Todo revuelto y abandonado.. eso era como un bar muerto, eran los restos de un bar! sentí una enorme y profunda tristeza. Dificil de expresar en ese momento, apenas yo vislumbraba que me estaba pasando, no me iban a entender dos comerciantes y el anciano dueño del local. Me lleve aquella angustia atragantada, y aunque lo comenté con algunos compañeros, nadie supo comprender de que le hablaba. Me dí cuenta que era algo que tenía que resolver conmigo mismo. A medida que se fue atenuando, mientras maceraba esa sensación dentro de mi, di con la idea de que todos estos años me depositaron en este mundo. Un poco a conciencia y otro tanto más sín preveerlo. De que yo vivo en el bar y el bar vive en mi. De que adopté una nueva identidad y que sin permiso de nadie, yo me siento parte de esta especie que habita del otro lado de la barra.

Gracias por compartir