miércoles, 26 de septiembre de 2012

Una Perdida de Tiempo y dinero

"El Padawanato es una pérdida de tiempo y dinero" me dijo alguien un día.
Y realmente tiene razón, no soy un buen comerciante, ni me interesa, solo soy un buen barman en el viejo sentido de la palabra "cantinero", O sea me ponen detrás de un mostrador y sonrió, pues es el único lugar en el mundo donde realmente soy un ser pleno.

Disfruto cada momento del trabajo, desde lavar las cáscaras de los cítricos y cortar la fruta, a limpiar las botellas del frente de bar.
La única manera de poder ser bartender a mi edad (pasados los 40) es realmente amar este métier , no hay dinero que pague las 10 horas parado, los pies mojados al final de una fiesta y el constante desgaste en tu vida social de vivir a contratiempo del resto del mundo.

Por otro lado la camaradería de mis colegas, la confianza de los clientes y la magia de que algunas noches al terminar me quedo pensando "y encima me pagan por esto" porque hay algunas noches duras, con clientes difíciles o con mucha batalla (suelo llamar al bar en broma la trinchera) pero hay otras cuando me siento mal de que me paguen por algo que me gusta tanto.



Una de esas noches fue el pasado viernes, participe de un evento en Hotel Fierro Spring has Sprung


Compartí barra con mi gran amigo Martín Bruno y a mitad del evento le serví su primer cóctel un Shirley temple a una niña australiana de 10 años.
Viendo a Martin hoy en día somelier que realmente ama su trabajo me lleno de orgullo ya que él fue uno de mis primeros Padawanes.
Y preguntarán quien no me conoce ¿que es el padawanato?


Cosa freak si alguna vez viste Star-wars no lo tengo que explicar pero por las dudas aviso, los caballeros Jedi enseñaban al futuro jedi teniéndolo como pupilo durante años a este discípulo se lo llama padawan.

Y eso hago yo simplemente enseñar lo que se y compartir mi pasión, no siempre funciona pero son mas los casos exitosos que los fracasos.


Casi cualquiera de mis amigos en algún momento compartió barra conmigo, y hoy en día los que no son gastronómicos son grandes clientes, que recuerdan dejar propina y beben rico Manhattan on the rocks.


Mis padawanes siempre terminan siendo amigos los conozco entre mis runners mis compañeros de laburo mi vecinos. Varios salieron de mi mesa de rol como Cesar "chechar " Vilches los hermanos Bruno (Martín y Chicho) Luis Miranda Hoy en doppel y Martin Vespa Hoy en rey de copas.



Empieza fácil una vez por semana en casa bebiendo charlando viendo películas enseñando lo que para mi es importante, algo de servicio algo de historia alguna chiste.

Uso mis botellas de mi bar personal así que por eso mismo son buenas clases se toma lo que a mi me gusta y lo que no también, cortamos menta de mi jardín, usamos limones del limonero de mi madre o los abuelos de mi esposa.

Nunca enseño lo mismo 2 veces siempre cambia algo siempre me adapto a la persona que comparte ese tiempo conmigo.
Siempres les traspaso mi amor por el aperitivo y el cynar



Ademas salimos de bares Juntos a ver trabajar a los cantineros que admiro.
Yo no me creo un gran cantinero , simplemente soy el mejor barman que puedo ser ni mas ni menos y eso es lo que intento contagiar.
Viejas frases de cantineros mejores que yo
"Antes de Ser un Barman tenes que aprender a ser un señor" o
 "un coctel no esta completo sin una sonrisa" .
Recordarles que para ser barman primero hay que tener cerveza fría y servir la mejor taza de café posible.

Esta muy bien contarles sobre los viejos cantineros del mundo, pero hay que hacer hincapié en las botellas y las historias locales porque al fin y al cabo uno es cantinero aquí en su barrio y no me sirve que sepas todo de champan francés o whisky escocés si no sabes también que es un Amargo Obrero una Ginebra la llave o una caña legui. Ni hablar de mi querida Hesperidina o mi único verdadero amor el Cynar.

 Como tampoco sirve que me prepares un aviation (que me encanta) si no sabes lo que es un Coloradito o un Ferroviario.
Pedirles que sean ellos mismos pero que siempre lleven la elegancia al máximo,
 y qué jamas se olviden de los 3 monos sabios, que siempre están en mi barra para recordarme la actitud del buen barman.

Y ahí estamos año tras año haciendo nuevos amigos, compartiendo amistades y ¿perdiendo dinero?... quizás pero ganando sonrisas de clientes ante un rico cóctel, cada vez que enseño a alguien a preparar un negroni o un old fashinoed siento que el mundo es un poco mejor.


Trato de darles un mejor comienzo que el que yo tuve a estos jóvenes cantineros.

Quizás sea una batalla perdida, pero realmente no creo en las escuelas de barman, este oficio se aprende realmente bien solamente trabajando con gente apasionada.

Así que espero mis padawanes sigan enseñando como yo les enseñe y que vos querido lector hagas lo mismo con tus compañeros de barra.
¿Y el dinero ? bueno lo sigo ganando sirviendo cafe, cubatas o dry martinis, un barman un verdadero barman gana su dinero atrás de una barra, lo demás son chamuyos, que van bien con el marketing y las empresas y todo el humo que últimamente rodea nuestra industria, pero muy mal le hace a mi entender al servicio y la buena coctelería. Mi consejo es deja de pensar mas en la imagen propia, y concentrate en humilde actitud que un buen cantinero tiene que tener.

May The cocktail be with you.

Pd: aclaro que estoy orgulloso de cada botella que gaste enseñando a mis discípulos, que vamos quien no entienda el padawanato a mi entender no entendió nada.


2 comentarios:

Nueva Mixología Colombiana. dijo...

Profesor. Sí es una perdida de Tiempo. El no tener una guía.

Cuántos de nosotros tuvimos la oportunidad de estar en una barra, de la mano de un maestro.Que corrigió nuestra postura, nuestro hábitos.

De otro modo, hubiésemos perdido nuestro tiempo, nuestro dinero y con seguridad, estaríamos en el otro lado de la barra. Admirando la maestría del Arte o peor aún bebiendo cualquier cosa que venga enlatada.

Matias Merlo dijo...

Hermosas palabras compañero.
Y no te gastes en explicar que es un padawan, el que no vio Star Wars nunca va a entender nada de nada, jaja. Abrazo! Ahoi!